Corcheras de otro mundo: Atenas

 1. INTRO.

Atenas, sede de los Juegos de la I Olimpiada en 1896 y de los Juegos de la XXVIII Olimpiada en 2004, es cuna de la civilización occidental. En ella nació el pensamiento filosófico que empezaría a desterrar las explicaciones míticas a los eventos naturales que preocupaban al hombre.

Los Juegos Olímpicos Modernos fueron restablecidos en su aspecto deportivo en 1896 por Pierre de Coubertin y hasta la actualidad siguen practicándose.

En 1829 el gobierno francés, y en 1875, el gobierno alemán, hicieron excavaciones para desenterrar Olimpia. En 1881 quedaron completamente descubiertas las ruinas.

Aunque siempre que se habla del renacimiento de los Juegos Olímpicos, el hecho se le atribuye a Francia y a Pierre de Coubertin que es llamado el padre de los Juegos Olímpicos Modernos, la verdad es que el primer intento se hizo en Grecia, gracias al entusiasmo de un griego llamado Evangelios Zappas, mucho antes de que se pensara hacerlo en Francia. Fue así que en Grecia se efectuaron los primeros Juegos Olímpicos Modernos el 15 de noviembre de 1859, el 15 de noviembre de 1870, el 18 de mayo de 1875 y el 18 de mayo de 1889.

El intento fracasó debido a la falta de entusiasmo y apoyo de otros países. Otro factor importante fue que el patrocinador no tenía muchas ideas de organización, a diferencia del Barón de Coubertin, que buscó a los líderes del atletismo escolar universitario y amateur del mundo, de quienes obtuvo su ayuda.

Emocionado con el esplendor de la antigua Grecia y la belleza de los Juegos Olímpicos, Evangelios Zappas, que residía en Rumania, primero contribuyó al proyecto y, después del primer fracaso, a su muerte legó su fortuna entera para el renacimiento de los Juegos Olímpicos en Grecia.

Aunque los juegos que formaron parte de este primer intento no alcanzaron el éxito – debemos recordar que el primero se hizo en 1859, treinta y siete años antes de los primeros Juegos Olímpicos Modernos oficialmente -, formaron un lazo de unión entre el pasado y el futuro.

El Barón Pierre de Coubertin escribió, a principios del siglo XX: “Olimpia y las Olimpiadas son símbolos de una civilización entera, superior a países, ciudades, héroes militares o religiones ancestrales”. Siendo cadete de la Academia Militar de St. Cyr, el noble galo renunció a sus estudios de ciencias políticas y se interesó por la sociología y la educación. Viajó por todo el mundo y quedó impresionado por el interés de los anglosajones (ingleses y estadounidenses) en los deportes. Atraído por los trabajos de exploración en Olimpia, y por los vanos esfuerzos por revivir los Juegos Olímpicos hechos en Grecia por Zappas, y con la creencia de que la competencia deportiva podía producir el entendimiento internacional, se dedicó a la tarea de revivir, él mismo, los Juegos Olímpicos, con la participación de todos los países del Mundo. Contó con el ánimo y la colaboración del sacerdote católico Henri Didon , que sería el inspirador del lema olímpico “Citius, Altius, Fortius” (Más rápido, Más Alto, Más fuerte).

Coubertin presentó su proyecto a la Unión Deportiva y Atlética de París, a fines de 1892, después de una cuidadosa labor de relaciones públicas.

Coubertin era un hombre persistente y pronto tuvo oportunidad de solicitar el respaldo de otros países, cuando la Unión Deportiva Francesa organizó un congreso internacional sobre Amateurismo. El congreso se efectuó en 1894 y Coubertin obtuvo un sorprendente y fuerte respaldo de hombres tan prominentes como el Duque de Esparta, el Príncipe de Gales, el príncipe heredero de Suecia, el rey de Bélgica y el primer ministro del Reino Unido. Estuvieron presentes, además, delegados de Argentina, Grecia, Rusia, Italia y España. Asimismo, se recibieron comunicados oficiales de Alemania y Austria-Hungría, expresando interés en el proyecto.

Los entusiastas delegados decidieron no esperar hasta 1900, el año que se consideraba apropiado para comenzar a computar las Olimpiadas, sino que programaron el evento para el año de 1896, en Atenas, cerca de la sede de las Olimpiadas antiguas. Se acordó que los Juegos se celebrarían cada cuatro años, cambiándose la sede a diferentes ciudades importantes del mundo y que se elegiría un Comité Olímpico Internacional con plena autoridad para regir los Juegos. (Fuente Wikipedia).

En 1991, se celebraron los XX Campeonatos de Europa de Natación en Atenas. En las piscinas del Centro Acuático Olímpico (en las que se celebrarían las pruebas de natación en los Juegos de 2004) hubo dos nombres que sobresalieron de los demás:

–           Krisztina Egerszegui (Hungría): 3 medallas de oro: 100 y 200 metros espalda y 400 metros estilos.

 

 

–           Martín López Zubero (España): 2 medallas de oro: 100 y 200 espalda y 1 medalla de plata: 100 metros mariposa.

 

2. CÓMO LLEGAR.

 En este apartado tomaré como referencia el día 1 de agosto por ser fecha vacacional para la mayoría de nosotros y porque algún día tenía que coger de los 365 días que pueblan nuestros años no bisiestos. Obviamente los precios varían enormemente dependiendo de la fecha y la antelación con la que reservéis vuestras plazas.

 A  Atenas podemos ir básicamente utilizando dos medios de transporte:

 

  1. Avión (más rápido, más barato y más seguro, pero para gustos los colores).
  2. Barco (romántico dónde los haya, más caro, más lento, pero con paradas muy aconsejables)

El coche lo vamos a obviar en este caso debido a la cantidad excesiva de kilómetros por realizar y, sobre todo al precio del barril de crudo hoy en día.

 Si decides tomar el avión, debes saber que el precio puede rondar los 550 € (billete ida y vuelta desde Sevilla) y que el trayecto (con parada en Barcelona) dura unas 7 horas.

 Si tu elección pasa por saborear el ambiente de los pueblos que están bañados por el Mare Nostrum, entonces debes saber que el detalle te puede salir por unos 1200 € pero podrás disfrutar por el camino de ciudades tan bellas como:

 

–           Barcelona (España)

–           Villefranche (Francia)

–           Livorno (Italia)

–           Civitavechia (Italia)

–           Messina (Italia)

–           Corfú (Grecia)

–           Santorini (Grecia)

–           Atenas (Grecia)

 El tiempo de navegación es de unos 8 días, pero la experiencia debe merecer la pena…

 

3. ALOJAMIENTOS.

 La referencia en el apartado alojamiento será teniendo como entrada el 1 de agosto y pernoctando 7 noches para una habitación de uso doble, alojamiento y desayuno.

 La oferta hotelera en Atenas es muy grande pero la demanda que recibe a nivel mundial lo es más. Obviamente dependiendo del presupuesto del que partamos podremos disfrutar de unos hoteles con mayor o menor nivel de comodidades en sus instalaciones, pero no olvidéis que no os habéis ido a la otra punta del Mare Nostrum para disfrutar del Spa del hotel (vamos digo yo). Así que mi recomendación para bolsillos responsables sería una cosa así:

 

–           Hotel Titania (4*): 510 €

–           Hotel Novus (4*): 570 €

–           Hotel Athens Cypria (4*): 760 €

 

 4. DÓNDE COMER.

Si lo quieres darte un homenaje y no olvidar tu visita a Grecia, no debes dejar de comer en el Restaurante Spondi. sus menús van desde los 70 a los 120 €, pero la calidad de sus platos es incuestionable. De 2001 a 2007 ha sido considerado el mejor restaurante de Grecia. Elegancia, exquisitez y autenticidad son las palabras principales para explicar la filosofía que rodea a la atmósfera de este restaurante. Creado por el Sr. Apostolos Trastelis en 1996, su dirección es actualmente una referencia obligada en Atenas.

 Si buscas algo menos sofisticado mi recomendación es el Restaurante Athinakion. No muchos turistas vienen a esta guarida de abogados y empresarios que trabajan en el área de la plaza Omonia. Puedes pegarle a los aperitivos (técnicamente se llama ouzeri) o pedirte un menú completo. Las entradas incluyen el delicioso loukanika (embutidos) y keftedes; puedes probar los langostinos a la parrilla (más caros). Los aventureros podéis probar los ameletita (testículos de cordero). Disfrutarás viendo las viejas fotos en las paredes, el suelo de mosaicos, las mesas de mármol cubierto y sillas de bentwood. Los aperitivos van de lo 5 a los 19 €.

 

5. QUÉ COMER.

Decidirse por un plato de la cocina griega es tarea de grandes estadistas. La comida griega es una maravillosa mezcla de platos orientales y europeos que usan diferentes métodos de cocción.

La mayor parte de la alimentación griega es estacional, aprovechando los frutos de las diferentes épocas del año.

Habitualmente se usa mucha salsa de tomates, quizás por esta razón Grecia tiene una de las tasas más bajas de aparición y desarrollo del cáncer, ya que se ha comprobado que la ingesta de tomates en altas cantidades disminuye el cáncer.

  1. Tzaziki
  2. Joriatiki Salata.
  3. Mousaka.
  4. Taskebap.
  5. Souvlaki.
  6. Tyropita.
  7. Baklava.

6. SUGERENCIAS CULTURALES.

La Acrópolis conocida también como ” la Roca Sagrada ” de Atenas, es el monumento antiguo más esencial en el mundo occidental. Coronado por el Partenón, esto erige a la centinela sobre Atenas, visible de alrededor de la ciudad. El destello de monumentos de mármol blanco en el sol de mediodía y toma un matiz de miel en el crepúsculo, mientras que de noche son sumamente iluminados. Pericles empiezan a transformar la Acrópolis en una ciudad de templos después de la información por el oráculo de Delfos en (510 aC) que esto debería hacerse una provincia de los dioses. Sin igual en la gracia y la armonía, el Partenón está el templo Dórico más grande alguna vez completado en Grecia, el único construido totalmente (excepto su azotea de madera) de mármol Pentelic.

El Partenón tenía un objetivo dual a la casa la estatua gigantesca de Atenea, comisionada por Pericles y servir como el tesoro para el dinero de tributo que había sido movido de Delos. Fue construido sobre el sitio de cuatro templos más tempranos, todo dedicado a la adoración de Atenea. Al lado del Partenón es el Erechtheion, dedicado a la adoración de los dos dioses principales del Ática, Atenea y Poseidón el Templo de Atenea Nike, y el Propylaea, la entrada monumental de la Acrópolis.

El Museo de Acrópolis es considerado como uno de la mayor parte de museos principales en el mundo. Este museo contiene los objetos portátiles que podrían ser quitados de la Acrópolis desde mediados del siglo diecinueve. Varias obras maestras han sido robadas durante muchas ocupaciones de Grecia, pero el museo sin embargo almacena muchas obras maestras del Santuario Athenian de “Temenos” de Atenea Parthenos. El museo muestra sólo esculturas y estatuas de los monumentos de la Acrópolis. Los floreros e inscripciones están contenidos en el Museo Nacional Arqueológico de Atenas y el Museo Epigraphical

Agora Aunque el lugar sea ahora una mezcla de monumentos y ruinas a partir de diversos períodos, en el auge de Atenas el Agora era el centro de vida urbana, sirviendo no sólo como un lugar de comercio, pero también como el centro político, administrativo y cultural de la ciudad. El lugar primero fue desarrollado en el siglo VI aC. Fue devastado por los Persas en 480 aC, pero nuevo agora fue erigido en su lugar casi inmediatamente. Esto prosperaba antes del tiempo de Pericles y siguió haciendo así hasta el (ANUNCIO 267), cuando fue destruido por el Herulians, una tribu Gótica de Escandinavia.

Kerameikos de lo más antiguo estaba sobre las franjas del norte de oeste de Atenas antigua y se amplió tanto dentro como fuera de las paredes que ahora atraviesan el lugar de las excavaciones. En el foco del lugar muy cerca el uno del otro, puede ser visto las dos puertas más populares de Atenas antigua, el Dipylon y la Puerta Sagrada. El área alrededor de estas puertas era el cementerio más antiguo y hugest conocido asi en el Ática. Esto era también el sitio de entierro de los ciudadanos honrados por la ciudad de Atenas. Kerameikos según el viajero Pausanias fue llamado después Keramos por un héroe de nombre Kerameis. Pero el más indudablemente el nombre es debido a un establecimiento de alfareros sobre los bancos del río Iridanos. Las demostraciones antiguas de Kerameikos contuvieron un área mucho más grande que el que excavado.

Moni Kaissarianis Este lugar es localizado cerca la cima de Mt. Hymettus, 5 kilómetros al este de Atenas. Esta iglesia fue construida en el siglo XI y dedicada a la Presentación de la Virgen. Esto era al principio un templo a la gloria de Demeter, la diosa de agricultura y naturaleza. El monasterio real fue levantado con los restos del segundo templo construido allí durante el período romano (100-300 ANUNCIO), que explica las cuatro columnas que apoyan su domo. Pueden admirar las pinturas de pared de siglo XVII, un trabajo de Ioannis Ipatos, en el vestíbulo de la iglesia.

El museo de Arte popular griego Este museo es muy fascinante y muy diferente de otros museos de Atenas, ya que esto almacena las colecciones ricas de objetos que representan todas las ramas de arte popular de 1650 hasta hoy. Los visitantes serán capaces de admirar objetos como el bordado, el tejido, trajes, mascaradas y más. El museo es situado en Plaka, 17, la calle Kydathineon.

El templo de Zeus Olímpico el mayor templo de Grecia fue comenzado por Peisistratos en el siglo VI aC, pero fue abandonado para la insuficiencia del dinero. Esto era uno de los templos más grandes en el mundo antiguo, que es dedicado al dios de todos los dioses, Zeus. El edificio del trabajo comenzó en (515aC), pero sólo fue completado aproximadamente 700 años más tarde en el (ANUNCIO 131) bajo el Emperador romano Adriano. Hoy día lo componen 104 columnas de mármol, que son 17mts de altas, y sobreviven ante tanto cambio. Sobre el borde del lugar soporta el arco de triunfo llamado el Arco de Adriano.

El Museo Bizantino y cristiano fue fundado en 1914 e introduce una colección esencial de arte griega eclesiástica del siglo IV al siglo XIX: Bizantino y posterior con iconos Bizantinos, escultura, manuscritos, pinturas de la pared, mosaicos, tallas en madera y varios objetos (paño, monedas, cerámica, etc). El Museo está situado en la vecindad central de Kolonaki, 22 avenida Vassilis Sofias.

La iglesia de los Apóstoles Santos Esta iglesia fue construida en el siglo XI en nombre de San Pablo que solía dar clases y predicar en el Agora. Se queda cerca la entrada del sur de Agora Antiguo. Fue renovado a su forma original en 1954-57, mientras sus adiciones de siglo XIX fueron quitadas. Depure pinturas Bizantinas de la pared se pueden admirar dentro de esta maravillosa pequeña iglesia.

La iglesia de Agii Theodori Esta pequeña iglesia, localizada al oeste de Plateia Klafthmonos, probablemente fue construida sobre las ruinas de una construcción más temprana y es posiblemente la iglesia Bizantina más vieja en Atenas. En todas partes de la fase de apertura de la Revolución griega en 1821 la iglesia fue dañada con severidad , pero fue restaurada en 1840. Esto es una estructura atractiva con paredes construidas a la albañilería típica cloisonné y decorado con el ladrillo, Cufic con ornamentos y el friso de terracota de animales y plantas. Las pinturas en la pared interior son datadas al siglo XIX.

El Museo Nacional Arqueológico de Atenas es el museo mayor y más significativo en Grecia, y sus objetos expuestos está entre las colecciones más finas del mundo. Uno puede admirar artículos prehistóricos, esculturas, cerámica y el arte menor, bronce y el arte egipcia, todo lo seguido de explicaciones detalladas en inglés. Algunas exposiciones temporales organizadas por el museo no deben ser omitidas. Está situado cerca de la plaza Omonoia, sobre la Calle Patission 44. (Fuente travelguia.net)

7. SUGERENCIAS DEPORTIVAS.

Una visita a la ciudad de Atenas implica en sí misma una actividad deportiva intensa. Las rutas que te llevan del Ágora al Partenón, o un simple paseo por el bohemio barrio de Monastiraki no tendrían nada que envidiarles a cualquier ruta de trekking que nos propongamos en plena naturaleza. Lo escarpado del lugar, las antiguas vías griegas que tendrás que cruzar, o los grandes parques que posee la capital helena harán que el homenaje en Spondi quede en un mero recuerdo calórico sin que pese sobre nuestra conciencia un pequeño exceso con las baklavas.

Rafa Gil

Anuncios

3 Respuestas a “Corcheras de otro mundo: Atenas

  1. Impresionante canijo.

    Como te lo has currado.

    Personalmente no me atrae mucho Grecia, pero hay que reconocer que tiene que ser un flipe ir y visitar Olimpia, las playas y hincharte a souvlaki, aunque ya te digo yo que no van a ser como los del Triángulo…

    Gracias por el artículo canijo.

  2. Gracias por tus palabras Sam. Eso del Triángulo tengo que ir a comprobarlo de nuevo, a ver si esta vez soy capaz de encararme con un Kebab tamaño XXL.
    Gracias por seguir ahí…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s